Un compromiso con riesgo

APAC, T.C. del Sudeste y el TS 1850 pusieron de manifiesto un esfuerzo ímprobo en C. Vidal para cumplir con el cuarto desafío del ejercicio. La “parada” tuvo complicaciones por las adversas condiciones meteorológicas.

El reducto vidalero en las primeras horas del domingo exhibía una situación difícil de resolver, excesiva humedad, barro y un clima amenazante. La actividad era incierta, y la postergación estaba cerca, pero luego de “pisar” el compactado con diferentes vehículos la jornada siguió su curso.
Con alguna mejora climática, el movimiento dominical finalmente se puso en marcha con un riesgo no menor. El CD Ernesto Morales le imprimió agilidad, permutó el cronograma, ancelando trámites previos, y al mediodía se ponía en marcha la actividad en un escenario con incógnitas, obviamente se fue “quebrando” con el tránsito de los autos.
Si bien la dirigencia de APAC, el Auto Club Mar Chiquita y la Frad. Mar y Sierras sacaron a flote el espectáculo, el riesgo estuvo en las cinco horas de actividad. Los medios y móviles de seguridad dificilmente podrían trabajar con la premura del caso ante algún serio desenlace .
En el monitoreo rescatamos en la clase superior, el retorno al éxito del pentacampeón “José “Pepe” Larroudé con el “400” by Messa, y el protagonismos de Diego Parrondo y Reinaldo Fernández.
La divisional sintió la ausencia del monarca “Mataco” López Islas, y los referentes del óvalo Diego Castañino, Tomás Eracarret y Agusto Vivarelli.
El staff “B” tuvo condimentos y la incursión de la nueva generación en posiciones de avanzada. El liderazgo fue propiedad de Marcelo Zarzábal manejando los tiempo y acciones de la carrera.
El ex-kartista vive un lucido momento con el Falcon que le entrega la familia Politano, con el asesoramiento de los Hnos Hansson. Detrás la joven guardia de APAC, Kevin y el “Colo” Walter, Franco Islas, y “Fede” Rodriguez Prieto (se retrazó al final) , y como cuña el reaparecido M. Gusmeroli. La banda juvenil no le teme a los desafíos. Si algo le faltaba a la divisional, era la irrupción de una fresca “sociedad” con vocación de ir al frente.
El Turismo Sport aportó un entretenido despliegue, lástima la confusa maniobra sobre la bandera de cuadros, que dejó en suspenso el podio de la cuarta disputa del torneo.
Por el lado de los teceistas exhibieron condimentos, dos carreras con meritorios trabajos y actores destacados, como Soteris, Goicoechea, Argumedo, Tomas Eracarret, el legendario Eduardo Finocchio, y los invitados Claudio Miraball, José Ibarra, Diego Castañino, el campeón 2011 de APAC, “Fede” Barreiro y el “Lole” Vallo.
Cuarto combate cerrado, la embajada zonal dejó atrás otro duro eslabón. Horas de definiciones. Momento de encontrar el mejor rumbo, y llevar firme el timón.

 

(Foto: Daniel Baretta – Carlos Errasti)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *